15/6/16

Gran Hermano - Los vigilabebés

Cuando estaba embarazada ya tenía claro que quería un vigilabebés para la casa. Habrá gente que no lo necesite, porque sus pisos o son muy pequeños o tienen paredes de papel, o son muy pachorras, de todo hay. Pero ninguno de estos era mi caso.

Me dediqué a hacer una comparativa de alucine. Tiré de toda la info que encontré en internet y viendo alcances, coberturas, y demás opciones que ofrecían encontré un vigilabebés por un precio genial con todo tipo de opciones en el menú. Me decía la temperatura de la habitación, tenía zoom, podía programar avisos para las tomas, no sé cuantos tipos de nanas, en color de día y con visión nocturna, luz si la querías poner, intercomunicador bidireccional, opciones de visualización según sensibilidad... Todo eso por 112€. Vamos, la caña de España.




Pero.... aquí llega el pero.

El vigilabebés que compré era marca Rimax. Seguramente conozcáis la marca, pero resulta que no es fabricante. Me explico, hay una empresa que fabrica vigilabebés y luego se lo pasa a otras empresas que le ponen su nombre y lo venden. Aquí la primera cagada.

La siguiente fue al empezar a usarlo, me di cuenta de que si inclinaba mucho la cámara, me parpadeaba la imagen en la pantalla. Preocupada, llamé al teléfono del servicio técnico y me dijeron que eso no lo cubría la garantía porque el fabricante asumía que era un fallo que el equipo tenía, y que no se podía inclinar mucho. ¿Perdón?. Pero claro, esto no te lo dicen por escrito en ningún sitio para que no puedas denunciarlo, pero tampoco te lo van a arreglar. ¡¡¡Alucinante!!!.

Luego, a falta de experiencia en vigilabebés, y sabiendo los fallos que presenta, vas haciendo apaños. Le tapas un sensor con celo para que no parpadee. Le pegas cinta de doble cara a la cámara para que no se caiga porque el peso hace que no aguante en su sitio... Vaya, haces lo que puedes.

Un día, aprovechando el Black Friday, el Santo vio un Philips Avent a mitad de precio y nos tiramos a la piscina. Dos vigilabebés, ¡venga va!.



Madre mía, ¡qué diferencia!. El equipo que compramos es mucho más básico. Sólo puedes ver, oír y poner nanas... ¿Alguien usará las nanas?. Pero la nitidez de la imagen y el sonido es ¡una auténtica pasada!. Si subes el sonido la oyes respirar, para que te puedas hacer una idea.

Al final, hay cosas en las que no puedes racanear, y tienes que comprar marcas "conocidas" que te dan unas garantías. Que no os pase como a mi. Con los vigilabebés no os la juguéis e id a buenas marcas.

Por otro lado, si estáis dudando en comprarlo o no, o pedirlo de regalo, no lo dudéis, compradlos o pedidlos. Es un aparato que inicialmente no utilizaréis mucho porque cuando son muy bebés siempre estáis pegados a ellos, pero según van creciendo y los dejáis más a su aire a la hora de dormir, es muy cómodo el poder ver cómo está el peque sin levantarte de la cama o mientras ves una peli en el sofá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario