18/7/16

Bexsero: La Vacuna del Infierno

Alguna estará pensando que soy una exagerada, pero os juro que es lo que pensé unas horas después de habérsela puesto a mi polluela.

El viernes por la mañana, después del regreso de vacaciones, pasamos por la enfermera para poner la primera dosis.

Como no podía ser de otra forma, me olvidé el libro de vacunaciones en casa, y el Santo tuvo que ir corriendo a por él, mientras nosotras seguíamos a lo nuestro.

Me dijeron que tenía que sujetar muy bien a la enana porque era una vacuna, ya de por sí al ponerla, muy dolorosa, y que no podía mover la pierna.

Y sí, lloró a mares. Pero bueno, mi peque llora a mares cuando le ponen cualquier vacuna. Lo que nunca le pasa es que tenga efectos secundarios. Al llegar a casa le doy una ración de Apiretal y tan pichi se queda, oigan.

Pero el viernes, ya temiendo el percal, le di el Apiretal antes de salir de casa rumbo a la consulta.



La enfermera nos dijo que la vacuna solía tener unos efectos secundarios importantes. Fiebres muy altas, que podían aparecen el tercer día y no necesariamente el primero, dolor fuerte en la pierna... Yo iba tragando saliva mientras me los enumeraba. 

Otra cosa importante que nos dijo la enfermera es que esta vacuna responde mejor al Apiretal que al Dalsy, por si dudáis en cuál darle o a vosotros no os lo cuentan.

Al llegar a casa, y una vez más, me dí cuenta que no me dieron el prospecto de la vacuna, que estaría bien que ya que lo pagamos nosotros, nos lo den para cuando empiezan a brotar los efectos secundarios, podamos leerlo para quedarnos relativamente más tranquilos. Menos mal que nos queda internet y ahí están también los prospectos.

¿Qué efectos secundarios tuvimos?. Uffff. Al recordarlo se me ponen los pelos de punta. Irritabilidad máxima. Lloraba si pestañeaba, si no pestañeaba, por respirar, por hipar, por estornudar, por caminar... Creo que os podéis hacer una idea. Le seguí administrando Apiretal, y al menos un par de horas después de darle el paracetamol la enana estaba más tranquila.

Otro efecto secundario que tuvo fue un dolor muy fuerte en la pierna. Era tan fuerte, que cuando se quedó dormida de noche, no quiso moverse ni una sola vez en todo su sueño nocturno por el dolor que le ocasionaba. Imaginaos la molestia del cuerpo cuando no te mueves ni una sola vez para cambiarte de postura en toda la noche. Y lloriqueaba dormida, cada ratito. Mi pobre pequeña. 

A la mañana siguiente, al ponerla en pie, cojeaba y no podía caminar correctamente. Nos asustamos pensando en una cojera temporal provocada por la vacuna, pero era un simple entumecimiento por no haber movido la pierna desde la tarde-noche anterior porque le dolía. Y a base de hacerla caminar un ratito, se le pasó.

Así que después de vivir esto, sí, de mi boca salió el título de este post, LA VACUNA DEL INFIERNO.

¿Y me arrepentí de ponérsela?. En algún momento se me pasó por la cabeza, pero siempre llegaba a la misma conclusión: "Tiene que pasarlo, las vacunas son buenas". Y con este mantra seguí hasta que cesaron los efectos. 

Eso fue a las cinco de la tarde del día siguiente. Así que me considero una afortunada. 

Conozco caso peores. De niños tumbados día y medio sin moverse casi. De niños vomitando y con fiebre tres días. De niños con cojeras una semana y malestar general. 

Pero, también conozco casos de niños sin ningún tipo de efecto secundario. ¡Nada!.

¿Qué efectos no ha tenido la mía?. Fiebre. Tampoco le ha quedado ese bulto temporal que provocan algunas vacunas en la pierna. Que sí le pasó con la Pentavalente de los 18 meses.



Yo iba preocupada de los efectos de la vacuna. Si todavía no se la habéis puesto a los peques porque la estáis esperando, no puedo deciros que no os preocupéis, porque yo no lo conseguí.

Sí puedo deciros que puede que tengáis suerte y que vuestros niños sean de ese porcentaje que no sufre efectos secundarios, o que en el peor de los casos, les duren 48 horas, que, aunque vemos que lo pasan fatal, es un mal necesario.

Lo que no debéis plantearos es no ponérsela. Porque los efectos secundarios de la vacuna son malos, sí, estoy de acuerdo, pero a los de la enfermedad, a esos sí hay que tenerles miedo. 

Esta es mi experiencia con la primera dosis del Bexsero. ¿Fui exagerada con el título?. Ahora que ya hemos pasado los efectos, sin duda os diré que sí. Mientras los viví y no sabía por cuanto tiempo, realmente la veía así. Pero, ¿sabéis?, no es para tanto.

Ánimo a todos los que aún vais a ello y quedaos con eso. 

7 comentarios:

  1. El título de está perfecto. A mi chico de 5 meses, fiebre altísima que no le bajaba ni el apiretal, así que al hospital. Pérdida absoluta del apetito. Me vi negra para que tomara al menos 5 segundos y evitar una deshidratación. Y llorando por toooodo. Así 3 días. Le temo a la siguiente dosis como a vara verde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te diré que le puse la segunda dosis ayer y genial. Ni un efecto secundario e iba acongojada. A ver si tienes suerte también!. Ánimo chuliña, nosotras lo pasamos fatal por ellos.

      Eliminar
  2. Yo se la puse a mi peque de 8 meses, el próximo mes le toca la tercera dosis . Es cierto que a las horas de la primera dosis le dio mucha fiebre y yo me asusté y lo llevé al hospital y con el apiretal que le dieron se pasó, el dolor de la pierna q se hinchó un poco la zona le duró un par de días pero vamos que no se muere nadie de eso. En la segunda dosis le di apiretal al ponérsela y no tuvo ningún efecto de ningún tipo como la primera vez. Yo tuve una tía afectada de meningitis, vi en ella lo devastadora que fue esa enfermedad durante su vida ya que la dejó ciega sorda muda sin desarrollo era una niña cumpliendo años sin desarrollar a nivel fisiológico problemas cardiacos renales vasculares y con 42 años a raíz de todo lo relacionado con La enfermedad falleció. Mi criterio es vacunar sí sin dudarlo. La vida no está para jugársela contrayendo cosas que son evitables, bastante dura es ya padeciendo lo que no podemos prevenir con una vacuna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo contigo Aranzazu, el vacunar no es una opción, es una obligación. No nos gustan los efectos secundarios, pero viendo lo que puede pasar por no vacunar, es una minucia. Un par de días horrorosos y a otra cosa mariposa. Gracias por escribirme.

      Eliminar
  3. Pues yo voy mañana a ponérselas! No lo pudimos hacer antes porque vale lo suyo, y ahora que la compré me acordé de tu post y quise releerlo. A ver que tal van mis peques. De primeras creo que no las llevaré al colegio el resto del día como suelo hacer cuando van al médico por la mañana, por si acaso. Ya te contaré! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Sarai!. Dale apiretal después y listo!. Seguro que se quedan tan pichis. Bicos!

      Eliminar