10/10/16

La cara oscura de la Marca Henkel

Muchos de vosotros habréis leído últimamente post de varias bloggers invitadas a conocer las maravillas de las lejías de Henkel.

Yo desde la distancia pienso... ¡qué bien las tratan a ellas... porque son "conocidas"!.

Os contaré lo que me pasó a mi con ellos.


En el mes de Agosto compré este producto de su empresa:




¿Qué os puedo decir de este producto?, que una vez que sabes utilizarlo, funciona muy bien, pero cuando no sabes y llamas al teléfono de atención al cliente, te tratan como a una gilipollas.

El caso es que como yo no quiero hacer agujeros en la ducha, y quería poner una jabonera, escogimos  este producto porque las características que traía en la parte de atrás daba a entender perfectamente que era para todo tipo de azulejos. Hasta aquí bien.

Pero cuando pusimos la jabonera y comprobamos si agarraba, nos quedamos con ella en la mano...

Aquí yo me quedo sorprendida y llamo al teléfono de atención al cliente, del cual sólo puedo decir cosas malas.

Le explico lo que ha pasado, que mis azulejos de la ducha no son grandes, pero tampoco son mosaicos y que la jabonera no pegó y automáticamente me dice que es que este producto no vale para ese tipo de azulejos... Me podía haber pedido una foto por correo electrónico o pedirme medidas del azulejo, pero no, sentencia automáticamente que la culpa es mía por coger el producto que no debía.

Os podéis imaginar mi sorpresa porque en la parte de atrás dejaba muy claro que SI VALÍA.

Sin ningún tipo de sutilidad la mujer de este servicio me despachó y se rió de mí directamente.

Así que probé suerte escribiéndoles en su web.

Me respondieron, la verdad que bastante rápido, y la relativa impertinencia del correo de respuesta confirma que la persona que me escribió fue la misma que me habló antes por teléfono.

Sigue insistiendo en que la culpa es de mis azulejos y no de su producto porque mis azulejos al principio son pequeños, luego dice que no son lisos... que sí lo son. Y ella no los ha visto.

Nos bombardeamos con un montón de correos que tengo guardados porque no sé si hacérselos llegar de alguna forma a algún responsable de esa empresa porque aún sigo enfadada.

El caso es que después de mucho insistir en uno  de los correos me manda la ficha técnica del producto, donde explica claramente que el producto hay que dejarlo actuar 24 horas... Caramba, esto en el envase del producto no lo pone por ninguna parte... Y me da que pensar. 

Total, que la mujer de Atención al Cliente acaba diciéndome que le mande una foto de mis azulejos.... ¡Aleluya!. Esto tenía que haberlo hecho antes de empezar la discusión, y no después de cabrear a un cliente descontento.

Al final me recomienda otro producto y dice que me lo enviará en septiembre de forma gratuita... 

Decidí darle una segunda oportunidad al producto sin decirle nada a este personaje y aprovechando un viaje fugaz de dos días, lo dejamos pegando sin tocarlo.

Al volver, lo primero que hicimos fue comprobar si había funcionado y, sí, efectivamente, funciona. Es como el cemento.




Las conclusiones a las que llego con todo esto es:

1.- El producto funciona, eso es cierto.

2.- Cosas importantes como que hay que dejarlo actuar 24 horas debería aparecer en el envase y no tenerte que ir a consultar la ficha técnica que supongo que está en su web con la forma de usarlo y la letra pequeña de para qué sirve y para qué no. 

3.- El servicio de atención al cliente de Henkel deja mucho que desear, espero que no lo necesitéis porque no te resuelve nada y te hace sentir como una idiota.

4.- Podéis imaginar la cara de póker que se me queda cuando luego le dora la píldora a bloggers para que escriban post sobre ellos cuando lo más básico, que es el cliente, está desatendido...

Lo triste de todo esto es que no es el único lugar donde una persona que no sabe atender al público tiene esa labor... Da que pensar con la cantidad de desempleo que hay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario