20/12/16

Asesinos, violadores y pervertidos.

Vivo en Ourense. Es una ciudad pequeña, en la que prácticamente llegas a cualquier sitio a pie en menos de quince minutos.

Vivo en Ourense, donde cada 15 pasos saludas a algún conocido.

A pesar de vivir aquí, esta semana pasada leí a través de Facebook como una chica de la zona de Carballiño volviendo a casa de madrugada tuvo que sufrir un intento de agresión y gracias a su rápida reacción pudo evitar un susto mayor.




Me he puesto a pensar. Cuando tenía unos doce años, volviendo a casa después del cole, sobre las seis y media de la tarde en pleno invierno (ya de noche), me di cuenta de que un señor me seguía.

Amagué haciendo que entraba en un portal que no era el mío para ver si se iba pero se quedó allí fuera, esperando.

Cinco minutos después decidí arrancar de nuevo viendo que el señor no se iba y eché correr hasta llegar a mi casa.

Sólo estaba mi hermano, cuatro años mayor que yo. Y desde la ventana pudo ver cómo el señor estaba allí abajo, esperando, no sé muy bien a qué. Qué mal rato.

Pero cuando tenía 17 años. Otro hombre me agarró a las 7 y media de la mañana, cuando iba hacia el instituto, y porque le aticé un golpetazo y seguí hacia delante, sino, tampoco sé muy bien qué hubiese pasado.

Una amiga me contó hace unos días cómo cuando tenía 15 años iba sola a casa de otra persona por un camino bastante desolado y se encontró con dos chicos y oyó como uno de ellos le decía al otro "voy a por ella, si ves que tardo vete sin mi". Y empezó a caminar detrás de ella. Gracias a dios, tuvo mucha rapidez mental en ese momento y pudo zafarse a tiempo.

Y es hoy, después de leer el texto de esta chica, cuando me doy cuenta de que a pesar de que vivo en una ciudad pequeña, tengo que pensar que aquí también hay asesinos, violadores y pervertidos y que sus víctimas siempre suelen ser mujeres.

Pensaba que estas cosas sólo pasaban en ciudades grandes como Madrid, pero no.

Cualquier persona es un asesino en potencia. Sólo hay que ver el caso de Vigo hace tan sólo tres días.




Veo cómo los papás y las mamás llevan a sus niñas a clases de baile.

Cuando iba a ver a nuestro equipo local de baloncesto, el COB, a los partidos, veía en los tiempos muertos que salían niñas desde tres años a bailar a la pista, y ahí lo daban todo.

Las veías haciendo, o más bien intentando hacer movimientos sugerentes, girando las pelvis al ritmo de "loca por mi tigre" de Shakira....

Que gracioso me parecía. Eran más bonitas....

Ahora pienso... ¿¡Estamos locos!?.

¿Realmente necesitamos que nuestras hijas bailen de esa manera con tres años?.

Yo veo a la mía, bailando como Pocoyó y me parece perfecto. Menos sexy y más adaptado a su edad.

¿Sabéis lo que sí tengo claro?.

Que mi hija irá a clases de defensa personal. Quizás sea la rara, la que no vaya a baile, pero sabrá cómo defenderse que viendo lo visto, me parece más importante.

NOTA AÑADIDA

El Santo me ha dicho que este post parece alarmista. 

Y yo le he preguntando... ¿Conoces algún caso de asesinado en nuestra ciudad?. Respuesta: Sí. Incluso alguno sin resolver.

¿Conoces algún caso de violación en nuestra ciudad?. Respuesta: Sí. 

Sólo soy realista.

No pretendo asustar a mi hija, no. La vida ya le va a ir enseñando la de barbaridades que existen y que se hacen, por mucho que yo intente ocultárselas. 

Tan sólo pretendo que pueda defenderse si algún día se ve en la necesidad. Hay gente que lleva a sus hijos a Karate, bueno, más en mi época que era la moda. Pues yo llevaré a la mía a alguna actividad en la que pueda aprender a defenderse. Esto lo tengo muy claro.

También sé que si mi hija quiere ir a baile y puedo permitírmelo, lo haré aunque no sea lo que más me guste, pero que no me guste a mí para mi hija, no quiere decir nada ni pretendo juzgar a nadie, insisto, simplemente no me gusta para mi hija.


Gracias por leer mi blog, este post y por comentar si te apetece. Si lo compartes harás que este post pueda ser leído por personas que quizás estén pasando por lo mismo y a las cuales les sirva de ayuda. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario