27/2/17

¿Cuándo perdimos la educación?

Ayer fue domingo de Carnavales, con su correspondiente desfile en la ciudad de Ourense.

Ahí llegamos mi familia y yo tres cuartos de hora antes para coger posición. Un sitio bastante bueno, la verdad, cerquita del final y sin mucho mogollón al lado.


Así comenzaba el desfile. Gente bien colocada. Foto La Región

Mi hija iba en su silla de paseo porque ella así lo prefiere, está más cómoda y lo disfruta más tranquila con su espacio vital asegurado.

Una cinta de la policía determinaba la delimitación de las zonas, hasta aquí bien.

Comenzó el desfile y ya estábamos algo apretados pero disfrutando tan ricamente. 


Foto La Región

Cuando ya llevaríamos la mitad, la gente remolona que llegaba tarde comenzó a ponérsenos delante.


Ésto debe ser de lo más normal, ¿no?. Foto La región.

Eso, señores, me toca las narices. Aquí los servidores haciendo espera para tener buena ubicación, y llegan otros con el desfile mediado y se plantan los primeros.

Y ya no tanto por nosotros sino por los pequerrechos, que se ponen con sus santas narices esos personajes en primera posición sin ningún escrúpulo de no dejar ver ni a los que ya estaban detrás ni a los niños pequeños sentados en el suelo que estaban tan ricamente hasta hace un momento.

Foto La Región

Y ahí empieza el... por favor, ¿te mueves un poco que no dejas ver a los niños?.

Y bueno, vas zafando la situación hasta que miras un poco más a tu izquierda y ves que ya no tiene sitio el desfile para pasar porque esa gente ha ocupado hasta ese espacio.

La cinta policial hace más de una hora que dejó de existir, qué extraño.

Y todo dios a su bola. Esto es Sodoma y Gomorra. Llega una mujer con su pequeño, y se planta, literalmente entre la gente que está desfilando a la vez que llama a su pareja que se va haciendo sitio para llegar hasta ella, sí señor, eso sí que es primera línea. No podíamos dar crédito.

Y de pronto... ¿acabó el desfile?. Una marabunta de gente se agolpa delante nuestra, nosotros sabemos que faltan carrozas, pero ¿dónde están?. 

Ya la gente se ha apelotonado haciendo muralla y es imposible ver y las carrozas que no vienen.

Apuesto lo que sea a que fue la propia gente la que no les dejó pasar y tardaron un rato porque les tuvieron que hacer sitio.

Al final, decidimos irnos, no veíamos absolutamente nada, ni nosotros, ni nuestra peque y para estar de mal humor, pues me voy de cañas.


**Fotos recogidas de la Web de La Región (Periódico local de Ourense).



〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰


Gracias por leer mi blog, este post y por comentar si te apetece. Si lo compartes harás que este post pueda ser leído por personas a las cuales les sirva de ayuda. Y que el tiempo que yo dedico a escribir merezca un poquito más la pena, si cabe.













9 comentarios:

  1. Nos pasó a nosotros. Isleta de la gasolinera de Pérez Rumbao, sentados en la acera. Llegan dos chavalas y se sientan al lado de la silla, sitio del que acababa de levantarse mi cuñado, para que los niños se pusieran para atrás. Se levantaron y se pusieron en la calle, a lo que no me calle y les dije que dio podían ponerse hacia atrás, y me mira mal la señora que acababa de llegar con un crío. Resultado, terminamos bastante más adelante, o los niños no veían. Aunque peor fue hace tres años. A mi hijo lo tuve que bajar de la bandolera y ponerme delante, arrodillada, porque un "señor" de 1,80 subió a un crío de 8 años a Caballito y se puso delante. Si mi marido veía desde la acera, más el niño. Dio igual lo que le dijimos, que casi me pida, al estar yo en el suelo, que me empujase, que su mujer, más baja que yo, estuviera detrás. Sorpresa, unos días después, cuando lo vi de uniforme. Este es el ejemplo que dan las fuerzas de orden público?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En general la actitud de la gente es egoísta y vergonzosa

      Eliminar
  2. Eso ocurre siempre en todos los desfiles de la ciudad suscribo totalmente tus palabras aunque este año por motivos personales no he visto el desfile.......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final es tener suerte también con qué sitio escojas, porque yo como este año no lo había vivido jamás!. Es una pena. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  3. En el país de la corrupción, ¿qué podemos esperar?

    ResponderEliminar
  4. Pues yo dejé de ir a estos desfiles y carrozadas similares hace muchos años por ese motivo.
    Harta de que estando colocadita con mis peques desde hacía rato, llegasen papis, mamis, nenes y hasta abuelos con paraguas abiertos para coger caramelos y sin ver nada y hasta pisados los pobres. Fuera agobios. Ahora son más mayores y no quieren ni ir. Nuevamente escapando de agobios y maleducad@s.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es una pena no poder disfrutar de estas cosas...

      Eliminar